reflujo-gastrico-e1464018017495.jpg

ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO “ERGE”

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se refiere a las lesiones en la región esofágica causadas por el retorno del contenido gástrico debido a la relajación transitoria del esfínter esofágico inferior (EEI) y cuyo origen puede ser multifactorial. Las manifestaciones clínicas pueden incluir pirosis (acidez), disfagia (dificultad para deglutir), odinofagia (dolor para deglutir), esofagitis, laringitis, tos, dolor torácico y sangrado.

En condiciones normales pueden generarse pequeños episodios de reflujo, los cuales sólo se presentan después de la ingestión de alimentos y, por lo general, no lesionan la mucosa esofágica. Los mecanismos involucrados en la fisiopatología de la

ERGE incluyen:

         1. Menor producción de saliva y sus componentes, los cuales al tener un pH cercano a 7 pueden ejercer un efecto neutralizante                     contra el ácido gástrico.

         2. Vaciamiento gástrico retardado.

         3. Disfunciones en la presión del esfínter esofágico inferior que condición relajación transitoria del mismo.

         4. Relajación del EEI debida a un consumo excesivo de alimentos que genera distensión gástrica, de una duración aproximada a 30               segundos.

         5. Motilidad anormal del esófago secundaria a algún otro proceso patológico.

Objetivo nutricional

          • Disminuir el número de reflujos.

          • Neutralizar el material que refluye.

          • Favorecer la aclaración del esófago.

          • Proteger la mucosa del esófago.

Recomendaciones:

Evitar:

  • Comidas abundantes, ricas en grasas, mejora vaciamientos gástricos y reduce distención esofágica.

  • Fumar y bebidas alcohólicas.

  • Ayunos prolongados

  • Masticar chicle

  • Alimentos ácidos y muy especiados cuando exista inflamación, el chile y la pimienta podrían ocasionar síntomas propios del reflujo gastroesofágico.

  • Alimentos irritantes que pueden aumentar la secreción de ácidos gástricos como: bebidas carbonatadas, jugos cítricos, jitomates, tomates, refrescos, grasas, chocolate, cebolla, especias y vino (alcohol en general), alimentos y bebidas que contengan cafeína (té de canela, té verde, refrescos, chocolate y café) ya que puede estimular la relajación del esfínter o inflamación cuando ya existe un daño.

  • Las bebidas carbonatas y los jugos cítricos podrías causar molestias.

  • El consumo de alcohol debe considerar el efecto tóxico del etano sobre la mucosa gástrica, así como una disminución en la presión del EEI.

  • Evita los alimentos ricos en sal o en azúcar, los muy condimentados o especiados y los alimentos preparados en escabeche.

  • No tomes las comidas a temperaturas extremas, muy frías o muy calientes, ya que esto potenciará la irritación.

prebiotic-rich-foods-Copy.jpg
conjunto-de-iconos-de-contorno-lleno-de-

Aplicar:

  • Ingerir alimentos entre 3 y 4 h antes de acostarse.

  • La menta y hierbabuena pueden tener efectos reductivos de la presión en el esófago.

  • Intenta comer de manera fraccionada unas 4-5 veces al día. Prefiera comidas con poca porción pero frecuentes.

  • No hagas comidas copiosas ya que esto hará que tengas digestiones lentas y pesadas haciendo que tu estómago deba trabajar más.

  • Tómate tu tiempo para comer. Come lento y mastica bien todos los alimentos.

  • No te vayas a dormir justo después de cenar. Intenta cenar 2-3 horas antes de acostarte y, si tomas algo posteriormente, que no sean alimentos sólidos.

  • Si eres una persona nerviosa o sufres estrés, fomenta actitudes y terapias relajantes (yoga, meditación, plantas relajantes como tila, pasiflora, mazanilla, hinojo).

  • Comer en compañía, mejora la ingesta de alimentos y emocionalmente el apetito.

  • Elevar cabecera de la cama 15-20 cm

  • Mantenerse erguido y evitar actividades físicas vigorosas inmediatamente después de comer.

  • Consumir una dieta sana y nutricionalmente completa con la cantidad adecuada de fibra.

  • Mantener un peso saludable.

rge.gif
conjunto-de-iconos-de-contorno-lleno-de-
alimentos que.png
disfagia-deglucion-logopedia.jpg

En caso de disfagia (dificultad para deglutir):

  • Los líquidos deben ser espesos, debido a que los de consistencia más ligera requieren de mayor coordinación de los músculos involucrados en la deglución y provocan su paso a los pulmones. Para espesar las bebidas se puede utilizar leche en polvo, fécula de maíz, frutas o avena.

  • Son recomendables aquellos alimentos y bebidas con temperaturas calientes o frías ya que estimulan el reflejo de la deglución mejor que los alimentos a temperatura media. También es conveniente consumir pastas húmedas y platillos a base de huevo.

  • Deben evitarse bebidas como agua, jugos diluidos, café té o leche, galletas, cereales, pan o pastas secas, carnes secas o de consistencia dura, quesos secos, huevo crudo. Se deben evitar frutas y verduras crudas o fibrosas, así como el chocolate.

  • La dieta debe ser fraccionada en 5 o 6 tiempos de comida y procurar que en cada uno de ellos el volumen de alimento sea pequeño, con el objeto de evitar la fatiga y saciedad temprana, además se recomienda dedicar tiempo suficiente a la alimentación.

conjunto-de-iconos-de-contorno-lleno-de-

El cambio en estos hábitos de alimentación ayuda mas no modifica el curso de la enfermedad, por lo que el tratamiento médico es el elemento de mayor importancia.